DIGNA RABIA

Publicado por David Guerrero Valenzuela


Caminado por la calle me pregunto una y otra vez qué hacen ahí esos carteles de grandes tiendas invitándome a comprar, seduciendo mi instinto comercial y de vanidad mal entendida.

En la otra cuadra me encuentro con un rayado obligándome a pensar por que los mensajes en la vía publica son tan injustos, ¿por qué el mensaje están desigual?
Por qué los profes deben combatir para poder enseñar, por qué el obrero debe marchar para poder comer, por que los estudiantes deben destruir el estado para ser escuchado; por qué los niños no están en el colegio y están pidiendo monedas afuera de un banco, como una ironía de la vida…
Sin duda estamos en frente de una sociedad que mantiene los cimientos sólidos desde ya hace 200 años, los mismos discutiendo quien gobernara sus intereses, quien protegerá sus mansiones y quien dependerá de lo que quieren vender. Claramente… nosotros.

Un vejete como candidato a presidente, un maldito avaro queriendo cumplir su capricho, una mutación de guerrillero con demócrata casi republicano aspirando a ser famoso y dirigir los sueños y necesidades de un montón de oprimidos… y siento rabia, digna rabia, por qué no hacemos nada mas que seguir la turba, el ganado, el rebaño que llevara a uno u otra a liderar nuestra pobreza y camuflarla con esperanzas.

Y entonces ¿qué necesitamos? Anular. Olvidarnos de todo y seguir trabajando como esclavos, estudiar en la miseria del maldito mercado, agachar la cabeza y no ver a esos niños en la calle con harapos y poca ingenuidad, dar la vuelta y esperar que la divinidad de dios devuelva a los hermanos mapuches sus tierras, que el capitalismo sea justo, que en los hospitales se muera mas gente o que una bala se escape en nuestras casas queriendo protegernos de quien nos robara los que otro mas peligroso nos hizo adorar.

En lo personal prefiero ahogarme en la digna rabia de darme cuenta, en no diferenciar la izquierda o derecha, en abstraerme de lo patriótico y lo internacional, prefiero mirar con dignidad y protestar para que otros junto a mi salgamos a la calle con la frente en alto y mirar sus indignas caras y acusarlos por la miseria de mi pueblo, por la hambruna de mis niños, por la maldita demagogia de sus discursos, porque más temprano que tarde un puño fuerte no los perdonará, porque sólo a veces uno de ustedes debe morir para reaccionar…

3 comentarios

  1. Anónimo opina:

    me parece filete ke se exprese una ravia tan kulia dentro de un par de palabras ahora no puedo decir mas por ke el maldito jefe esta nmirando y me penkea salud y libertad!!! hermano

    Posted on mayo 27, 2009 10:49 p. m.

     
  2. Roberto opina:

    no necesitamos banderas

    Posted on mayo 29, 2009 7:28 p. m.

     
  3. si, la realidad es harto charcha. no en un punto de vista emo-depressive que todo le afecta y es super triste y blablá.

    pero siendo bien frío, más que charcha realidad, es charcha la actitud ante esa realidad. el que la "digna rabia" realmente no es digna. ni mucho menos rabia. lo charcha es que todo es una "indigna resignación"

    Posted on mayo 30, 2009 4:06 p. m.